El Airsoft

Origen

El Airsoft es una actividad lúdico-deportiva nacida en Japón sobre la década de los ’80, como alternativa a la prohibición que existía sobre la posesión de armas en el país del Sol Naciente y que basa su nombre (“aire suave”) en el sistema utilizado para lanzar sus inofensivos proyectiles.
A pesar de las similitudes que se le encuentran con el Paintball, ésta última nació contemporáneamente en el otro extremo del Océano Pacífico, Estados Unidos, evolucionando independientemente a la vez que se extendían sus respectivas prácticas por el mundo.

Modalidades

Hoy en día hay muchas formas de ver y vivir el Airsoft, casi tantas como jugadores hay en el mundo. Algunos prefieren un aspecto más táctico, simulando las guerras desplegadas a lo largo y ancho del globo que se ven por las noticias; otros prefieren el aspecto técnico, emulando a los precisos atletas del tiro deportivo; mientras tanto, otros tantos jugadores se lanzan de cabeza al aspecto más lúdico del Airsoft, donde lo único que cuenta es pasarlo bien a toda costa; algunos quieren jugar en campo abierto, disfrutando plenamente de la naturaleza a la vez que toman conciencia de ella y la respetan, mientras que otros muchos prefieren jugar en espacios urbanos cerrados y acotados con seguridad… Cualquier postura y mezcla es posible, otorgándole un amplio abanico de posibilidades a esta excitante actividad lúdico-deportiva.

Las marcadoras

Una cosa en común guardan todas las visiones del Airsoft, y es el uso de marcadoras a escala 1:1 que replican una extensa gama de armas reales que proyectan, a través de la fuerza del aire transmitido desde un pistón, unos proyectiles esféricos de materiales biodegradables o de pvc (éstos, en uso cada vez más decreciente) con un diámetro, por lo general, de 6mm, aunque pueden encontrarse marcadoras capaces de lanzar bolas de 8mm.

La seguridad

Como básica y eterna medida de seguridad durante la práctica de esta actividad, es imprescindible equiparse con unas gafas de protección para los ojos, que cumplan ciertos estándares de seguridad (altamente recomendables la normativa europea EN166B o americana ANSI Z87+ y que las lentes y su montura impidan totalmente el paso de bolas hacia el interior) para la protección adecuada de nuestros valiosos e irremplazables ojo.

Por otro lado, los riesgos inherentes a la práctica del Airsoft no exceden los de actividades tan comunes como el senderismo u otras actividades lúdico-deportivas realizadas en la naturaleza, a la vez que en situaciones de entornos cerrados, los riesgos no se alejan de cualquiera similar que se dé al habitar en un edificio o a moverse por un almacén.

El Airsoft es algo serio y seguro, siempre que se juegue con un mínimo de protección personal básica y se deje actuar a la lógica durante su desarrollo.

El Airsoft en España

A día de hoy, en España, el Airsoft continúa siendo una actividad alegal (que no ilegal) a pesar de la ingente cantidad de adeptos que la practican mientras buscan maneras de hacerla llegar sanamente al público y a las administraciones para su aceptación y correcta regularización.

Como ejemplo que me es cercano, el extendido movimiento conocido como Normativa Airsoft Barcelona, suscrito por unas cuantas asociaciones de Airsoft del entorno de Catalunya y que ha derivado en la creación de la actual Federació Catalana d’Airsoft, orientada al fomento y la promoción del Airsoft.

Anuncios



A %d blogueros les gusta esto: